Posteado por:
Trueno
Administrador



Dieta Mediterránea...

una forma de prevenir las enfermedades del corazón...



Una nueva e importante investigación muestra que la nutrición mediterránea puede disminuir el riesgo de padecer enfermedades del corazón en un 30% – acumulado a la cantidad de evidencia que una dieta mediterránea es una ‘regla de oro’ para tener una buena salud.

La investigación fue presentada en el Congreso Internacional de Nutrición Vegetariana (International Congress on Vegetarian Nutrition) del 2013, y fue publicado en la revista científica renombrada New England Journal of Medicine.

Características de la dieta mediterránea
Una dieta mediterránea se caracteriza por consumir altos niveles de aceite de oliva, frutas, vegetales y granos integrales; consumo moderado de pescado y pollo, y bajo consumo de productos lácteos, carnes rojas y dulces. El vino se consume moderadamente durante las comidas.

¿Qué hace tan especial a esta investigación reciente?
No hay nada nuevo en la investigación que muestre que una dieta mediterránea tenga un efecto positivo sobre la salud humana. Muchos estudios han examinado el impacto de la dieta mediterránea sobre la salud del corazón, y un estudio científico realizado en 2009, la dieta mediterránea fue posicionada como la dieta que proporciona la mayor protección en contra de las enfermedades del corazón.
La mayor parte de la investigación que se ha realizado hasta ahora ha sido de observación y ha intentado correlacionar un vínculo entre la nutrición de ciertas poblaciones y la prevalencia de enfermedades del corazón en aquellas poblaciones. Los estudios de observación pueden revelar vínculos estadísticos entre una cierta dieta y la prevalencia de la enfermedad del corazón, pero no pueden comprobar un vínculo de causa y efecto.
Esto significa que cuando se ha observado un vínculo entre la dieta mediterránea y un menor riesgo de padecer una enfermedad del corazón, no quiso decir que la reducción del riesgo se debió directamente a la dieta. Puede haber otros factores que no fueron examinados, tales como el peso saludable, mayor actividad física o factores genéticos.

El estudio reciente que obtuvo los titulares de las revistas médicas alrededor del mundo es especial porque ensayo clínico aleatorio controlado. Se considera que este tipo de ensayo es el más cualitativo en las investigaciones médicas.

Durante la investigación, se examinaron 8713 personas: 7447 hombres con edades entre 55 y 80 años, y mujeres con edades entre 60 y 80 años. El ensayo se condujo a lo largo de cinco años, entre octubre de 2003 y junio de 2009.
Los sujetos no padecían de enfermedades del corazón antes del ensayo, pero algunos tenían diabetes tipo 2 o tenían al menos tres factores de riesgo significativos, los cuales podrían ser: fumar, hipertensión, niveles altos de LDL (el colesterol “malo”), niveles bajos de HDL (el colesterol “bueno”), obesidad o una historia familiar de enfermedades del corazón.
Los sujetos en el estudio se dividieron aleatoriamente en 3 grupos de igual tamaño:

Un grupo de participantes cuya dieta consistió en la dieta mediterránea con un consumo aumentado de aceite de oliva
Un segundo grupo de participantes cuya dieta consistió en la dieta mediterránea con un consumo aumentado de nueces
Un tercer grupo que fungió como grupo de control, que consumió una dieta en base a alimentos bajos en grasa.
No se le aconsejó a los grupos restringir sus calorías y no se les indicó que hicieran ejercicios.

Los resultados mostraron que los grupos con la dieta mediterránea indicaron una disminución del 30% del nivel de riesgo para padecer una enfermedad del corazón (junto con las poblaciones de riesgo).

Los resultados de la investigación reforzaron estudios anteriores que indicaron los beneficios y efectos positivos a la salud de la dieta mediterránea sobre la salud del corazón. Los investigadores supusieron que el menú de la dieta mediterránea – con un adicional de aceite de oliva o nueces, inclusive sin una restricción de calorías – podría disminuir significativamente el riesgo de eventos cardíacos en las poblaciones de riesgo.

Cómo adoptar un menú de la dieta mediterránea
¿Has decidido adoptar una dieta mediterránea? Aquí están algunas características de la dieta mediterránea, tal como se describieron en la investigación:

Consumo diario de 3 o más cucharadas de aceite de oliva extra virgen (alrededor de 60 g al día), o cerca de 30 g de nueces al día, que consta de 3 tipos: 15 g nuez de castilla, 7.5 g almendras y 7.5 g avellana
3 porciones o más de fruta fresca al día
2 porciones o más de vegetales al día
3 porciones o más de pescado (especialmente del tipo que tiene un alto contenido de grasa) o mariscos a la semana
3 porciones o más de legumbres a la semana
2 porciones o más de “salsa sofrito” a la semana. La salsa sofrito contiene tomates, cebollas, ajo, yerbas y aceite de oliva
Cambia las carnes rojas por pollo
7 copas o más de vino a la semana, solo para aquellos acostumbrados a beber vino
Bebidas carbonatadas no más de una vez al día
Untables con contenido graso, como margarina o mantequilla al día, no más de una porción al día
Alimentos de pastelerías y dulces, no más de 3 porciones a la semana
Carnes rojas y procesadas, no más de 1 porción al día
Y por supuesto, se recomienda agregar ejercicios y mantener un peso saludable.

¡Buen provecho!

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo